Comodidad y seguridad, tus básicos de montaña

Cuando preparamos una salida de trail running a la montaña, reducir el peso con el que vamos a cargar suele ser prioritario. Y, aunque es lógico pensar que el exceso de peso puede ser uno de nuestros grandes enemigos ahí afuera, sobre todo en entrenamientos o pruebas largas, esto nunca debería ser motivo para arriesgar nuestra comodidad ni nuestra seguridad.

Entonces, ¿cuál es el secreto para encontrar el equilibrio justo entre lo que necesitamos y lo que queremos cargar?

Nosotros lo resumiríamos en dos palabras: planificación y experiencia.

Pueden parecer preguntas evidentes, pero reflexionar unos minutos sobre cada punto te ayudará a hacerte una idea concreta de qué necesitas para disfrutar de una salida cómoda y, sobre todo, segura.

Una vez que tengas claro qué necesitas llevar:

-          Busca una mochila de tu talla, que se adapte lo más ergonómicamente posible a ti.

-          Comprueba que tiene los bolsillos y compartimentos necesarios para llevar siempre a mano lo que puedas necesitar, sobre todo sobre la marcha.

-          Chequea que tenga buena estabilidad cuando la llenas de cosas.

-          Revisa que incluya bandas reflectantes y silbato, como medidas básicas de seguridad.

De forma genérica, podríamos establecer que las mochilas de hasta 7 L, como nuestra Rider Flask Yangra 7, son para pruebas cortas, de hasta 45 kilómetros como mucho, y siempre que no incluyan tramos de autosuficiencia demasiado largos.

Las de mayor capacidad, como nuestra Rider Flask Towada 15, proporcionan mucha mayor autonomía, no solo en cuanto a hidratación, sino también en lo referido a equipamiento (ropa de abrigo, impermeable, alimentos, etc.). En este caso, ahora sí, hay que tener en cuenta que el peso con el que cargaremos será considerablemente mayor.

Además, Laken también pone a tu disposición su Rider Flask Spirit, una riñonera con bolsillo de fuelle apto para llevar botellas flexibles de hasta 500 ml.

Equípate bien, ¡y a disfrutar!