La fiambrera y sus mil nombres

La fiambrera y sus mil nombres

Fiambrera, tupper, tupperware, lunchbox...

Definitivamente, tanto la bien llamada fiambrera como su versión americanizada son lo mismo, pero no todos los nombres vienen del mismo lugar. De hecho, tupperware es una marca, no la palabra en inglés para referirse a una fiambrera. La voz inglesa para referirse a este producto es lunchbox, mucho más lógico etimológicamente hablando, pues su significado literalmente es ‘caja de comida’.

Ahora bien, si tupperware es una marca, ¿por qué se ha extendido tanto su uso? Porque la publicidad y el marketing mandan, y si te suenas la nariz con clínex y a tu abuela le pides un danone antes que un yogurt, cómo no ibas a transportar los alimentos en un tupper. Y, concretamente, Earl Tupper es el químico que fundó y patentó la marca en 1944. A día de hoy, se han hecho un importante hueco en la industria creada por el químico.

Por suerte, en España todos estos sinónimos se entienden, da igual cómo lo llames, que pronuncies a la perfección tapergüeh o acortes hasta taper. Es curioso, pues el uso de la palabra originaria en español, fiambrera, cada vez está más abandonado, pero aún así, la Real Academia de la Lengua Española (RAE) no reconoce como oficiales estos anglicismos, de momento.

Ahora bien, hay fiambreras de diferentes tamaños o materiales. Nuestros tupperware son de polipropileno o aluminio, según el tipo de alimento que vayas a transportar. Por cierto, el hecho de que lleve fiambre o un plato de lentejas no cambia nada, seguirá siendo una fiambrera en perfecto castellano.

Ah, ¿sabíais que Dani Rovira también es un fan acérrimo de las fiambreras y los tupperwares? 

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code